News / Noticias

CONGRESO LATINOAMERICANO DE PREVENCIÓN DEL ABUSO SEXUAL

NOVIEMBRE 2019

Mons. Charles Scicluna y DCYIA team (Dr. Hans Zollner y DCYIA team (Stephanie, Paula, Alejandra y Yocontzi)Lic. Juan Carlos Cruz y DCYIA team (Yocontzi, Alejandra, Stephanie y Paula)Dr. Daniel Portillo Treviño  y DCYIA team (Paula, Yocontzi, Alejandra y Stephanie)Participantes del Salvador y DCYIA team (Alejandra, Stephanie Yocontzi)
Photo 1: Mons. Charles Scicluna y DCYIA team (Alejandra, Yocontzi, Stephanie, Paula y Rodrigo)Photo 2: Dr. Hans Zollner y DCYIA team (Stephanie, Paula, Alejandra y Yocontzi)Photo 3: Lic. Juan Carlos Cruz y DCYIA team (Yocontzi, Alejandra, Stephanie y Paula)Photo 4: Dr. Daniel Portillo Treviño y DCYIA team (Paula, Yocontzi, Alejandra y Stephanie)Photo 5: Participantes del Salvador y DCYIA team (Alejandra, Stephanie Yocontzi)

Durante los días 06, 07 y 08 de novimebre de este año, DCYIA estuvo presente en el Congreso Latinoamericano sobre la Prevención del Abuso de Menores 2019.

Fue un espacio de escucha, reflexión y muchos aprendizajes, en donde nosotros como equipo seguiremos trabajando a favor de la atención y prevención del abuso.

"Amar a Dios con un corazón humano, amar al hombre con un corazón divino. Cuando el otro es menor o vulnerable"

Durante los días 06, 07 y 08 de novimebre de este año, DCYIA estuvo presente en el Congreso Latinoamericano sobre la Prevención del Abuso de Menores 2019.

Fue un espacio de escucha, reflexión y muchos aprendizajes, en donde nosotros como equipo seguiremos trabajando a favor de la atención y prevención del abuso.

"Amar a Dios con un corazón humano, amar al hombre con un corazón divino. Cuando el otro es menor o vulnerable"

Thomas Merton's "Letter to a Young Activist"

Do not depend on the hope of results. When you are doing the sort of work you have taken on, essentially an apostolic work, you may have to face the fact that your work will be apparently worthless and even achieve no result at all, if not perhaps results opposite to what you expect. As you get used to this idea, you start more and more to concentrate not on the results but on the value, the rightness, the truth of the work itself. And there too a great deal has to be gone through as gradually you struggle less and less for an idea and more and more for specific people. The range tends to narrow down, but it gets much more real. In the end, it is the reality of personal relationships that saves everything.

The big results are not in your hands or mine, but they suddenly happen, and we can share in them; but there is no point in building our lives on this personal satisfaction, which may be denied us and which after all is not that important.

The next step in the process is for you to see that your own thinking about what you are doing is crucially important. You are probably striving to build yourself an identity in your work, out of your work and your witness. You are using it, so to speak, to protect yourself against nothingness, annihilation. That is not the right use of your work. All the good that you will do will come not from you but from the fact that you have allowed yourself, in the obedience of faith, to be used by God’s love. Think of this more and gradually you will be free from the need to prove yourself, and you can be more open to the power that will work through you without your knowing it.

The great thing after all is to live, not to pour out your life in the service of a myth: and we turn the best things into myths. If you can get free from the domination of causes and just serve Christ’s truth, you will be able to do more and will be less crushed by the inevitable disappointments. Because I see nothing whatever in sight but much disappointment, frustration and confusion.

The real hope, then, is not in something we think we can do but in God who is making something good out of it in some way we cannot see. If we can do God’s will, we will be helping in this process. But we will not necessarily know all about it before hand.

Enough of this…it is at least a gesture…I will keep you in my prayers.

All the best, in Christ,

Thomas Merton's famous "Letter to a Young Activist" written in 1966.

No dependas de la esperanza en los resultados. Cuando estás realizando, un trabajo apostólico, tienes que plantearte el hecho de que tu trabajo sea aparentemente inútil y que incluso no llegue a ningún resultado, o que hasta obtenga resultados completamente opuestos a los esperados. a medida que vas asimilando esta idea, comienzas a concentrarte cada vez más no en los resultados, sino en los valores, en la rectitud, en la verdad del propio trabajo. Y, así mismo, hay también un gran trecho que recorrer hasta que dejes de luchar cada vez menos por un idea y lo hagas más específica. La perspectiva se va estrechando cada vez más, pero se vuelve mucho más real. Al final, es la realidad de las relaciones humanas lo que salva todo. Es muy fácil alimentarse hasta la saciedad con ideas y eslóganes y mitos que, a la postre, le dejan a uno con la mochila vacía y sin trazas de significado alguno en ella. Y entonces la tentación es gritar más fuerte que nunca, a fin que aparezca allí el significado de nuevo por arte de magia.

El siguiente paso en el proceso es que vean que su propio pensamiento sobre lo que están haciendo es crucialmente importante. Probablemente te esfuerzas por construirte una identidad en tu trabajo, a partir de tu trabajo y tu testimonio. Lo estás usando, por así decirlo, para protegerte contra la nada, la aniquilación. Ese no es el uso correcto de su trabajo. Todo el bien que harás no vendrá de ti, sino del hecho de que te has permitido, en la obediencia de la fe, ser usado por el amor de Dios. Piensen en esto más y gradualmente serán libres de la necesidad de probarse a sí mismos, y podrán estar más abiertos al poder que trabajará a través de ustedes sin que lo sepan.

Lo más importante, después de todo, es vivir, no para apurar la vida al servicio de un mito ( y a veces transformamos en mitos las cosas mejores). Si quieres verte libre de la dominación de causas y servir sólo a la verdad de Cristo, serás capaz de hacer más y te verás menos frustrado por los inevitables disgustos. Porque no veo nada a la vista sino muchas decepciones, frustraciones y confusiones.

La verdadera esperanza, entonces, no está en algo que pensamos que podemos hacer sino en Dios que está haciendo algo bueno de ello de alguna manera que no podemos ver. Si podemos hacer la voluntad de Dios, estaremos ayudando en este proceso. Pero no necesariamente lo sabremos todo de antemano.

Basta de esto... es al menos un gesto... los mantendré en mis oraciones.

Todo lo mejor, en Cristo,

Carta del monje trapense Thomas Merton a Jim Forest, febrero de 1966

POPE'S MASS FROM NAGASAKI

The DEACON for the Mass proclaimed the Gospel in Japanese and JAPANESE SIGN -LANGUAGE!


MISA DEL PAPA DESDE NAGASAKI

El DIACONO de la Misa proclamó el Evangelio en japonés y en SIGNO JAPONÉS - IDIOMA!